La pluma de Maât

Reflexiones

La sabiduría de la paloma.

Escrito por liton 11-04-2006 en General. Comentarios (2)

La paloma bravía, (Columba lívia), fué domesticada hace muchas
generaciones. Compañera del hombre le sirvió de alimento y de
distracción, además de añadir prestigio en numerosas ocasiones a sus
poseedores. Figura en escudos heráldicos, es símbolo del espíritu y la
paz. Numerosos artistas universales la pintaron y numerosos poetas
ensalzaron su belleza. La paloma se ha sabido labrar su prestigio y
ganarse a pulso su lugar en las ciudades codo a codo con el hombre.
Cuando llegaron las grandes guerras y las grandes revoluciones,
combatió por una u otra causa, transportando mensajes muchas veces
vitales para las campañas. Gracias a las palomas, los generales
regulares han ganado batallas y los guerrilleros conquistado
ciudades.... Pero el tiempo de las palomas ha pasado. Asqueadas
deambulan por los parques, mendigando pedazos de pan duro. Solo les
queda su libertad, un poco de dignidad y poder cagarse encima de las
estatuas de esos libertadores, salvadores, o caudillos, de los que fueron antaño compañeros de armas.

Violencia, el camino de vuelta.

Escrito por liton 30-03-2006 en General. Comentarios (0)

Es una paradoja. Entre otros motivos, el ser humano sobrevivió y se desarrolló hasta llegar a su estado evolutivo actual, gracias a que los machos de nuestra especie, fuimos lo bastante agresivos, brutos y tozudos, como para cazar, defendernos y superar las barreras naturales. Ese instinto nos acompaña y aún no hemos sido capaces de frenar la inercia, comprender que ya no necesitamos de la fuerza o que la naturaleza ya no es hostil. Resultado: lo que nos salvó amenaza con matarnos.
La literatura, las bellas artes, la religión, la filosofía, con distintos métodos y mayor o menor acierto, nos han ido marcando un modelo de conducta a través de referentes, para contrarrestar esos impulsos. Poco a poco se fueron perfilando los llamados valores que aunque lejos de anular
el lado oscuro del hombre, pretendían recrear con códigos y obligaciones cívicas una sociedad más armoniosa. Pero el hombre no ha cambiado desde el neardhental. Los crímenes, abusos e injusticias constantes lo atestiguan.... Lo peor de todo es que esos héroes otrora legendarios, esos hombres íntegros a los que queríamos parecernos, están siendo suplantados por advenedizos del celuloide de bajo contenido moral. Sí. Se están perdiendo los valores. Y eso nos hace volver hacia atrás inexorablemente. Estamos en el camino de vuelta,
paso a paso nos dirigimos a las cavernas.... Se están perdiendo los valores...Parece una frase de abuelo...(Que pena...se están perdiendo los abuelos).