La pluma de Maât

La pluma de Maât

"Si mi casa ardiera. lo primero en salvar sería el fuego"

Entre cristales y espejos...

Escrito por liton 06-04-2009 en General. Comentarios (1)

 

http://liton.blogdiario.com/img/Fotoespejo.jpg

 

...me miro mirar.

 

DDT, Noticias

Escrito por liton 03-04-2009 en General. Comentarios (0)

 

    Este es otro servicio gratuito DDT, por gentlileza de La Pluma de Maât

 

    Washington DC. Estación L’Enfant Plaza. Enero de 2009. 8 de la mañana. Cientos de ciudadanos esperan el metro, mientras un músico callejero con aspecto de músico callejero, hace sonar su violín. El chico no toca mal. Prueba de ello, es que en poco menos de una hora se le han acercado siete personas, mostrando un interés que no ha ido, (todo sea dicho), más allá de la aparición del siguiente tren. El resto de pasajeros, viene, va, mira, pasa…¿Pasa?...Claro, por eso se llaman pasajeros... La recaudación no ha sido mala: 30 dólares se ha sacado el chaval….

    Esta historia resulta anodina, ¿verdad?... Entonces añadiré que el mocetón de marras, interpretó con maestría algunas de las obras más bellas y complicadas jamás compuestas, (piezas de Bach, Schubert, Ponce, Massenet), con el instrumento perfecto por antonomasia: un Satradivarius de 1713, (valorado por cierto, en 3,5 millones de dólares)…Avezados como sois, os preguntaréis quién era el tipo en cuestión y que leches pintaba allí con una joya entre las manos.... Pues se trataba ni más ni menos que de Joshua Bell, (uno de los mejores interpretes del mundo), que dos días antes había reventado el teatro de Boston, a 100 dólares la entrada. La prestación formaba parte de un estudio puesto en marcha por el Washington Post, sobre la percepción y prioridades del intelecto, según el entorno, el momento o las circunstancias.

    El eminente periódico, además de “quedarse” con el personal, habrá sacado sus conclusiones. Que cada cual haga lo propio.

 

    Moraleja:

    “Ciegos y mancos todos somos santos”.

 

DDT, (Departamento de Divulgación Tragicómica)

 

La memoria de los dedos

Escrito por liton 01-04-2009 en General. Comentarios (0)

 

    Después de mucho tiempo hoy me he puesto al piano. La frase suena romántica aunque no se trate de años olvidando sonatas de Mozart o fugas de Bach. Solo un par de meses sin ensayar mis canciones y otras más célebres que también me gustan. El hecho es que cuando los conocimientos de solfeo son rudimentarios y se hace imprescindible auxiliarte de la memoria, ocurre algo insólito, (pueden reírse los virtuosos). Te dejas llevar y la mano se abre y se cierra, mientras los dedos adoptan posturas que como plantillas, caen sobre las teclas para formar acordes. Confieso que a veces necesito la partitura pero si de algo estoy seguro, es de que no debo utilizar la cabeza. Y si es allí donde todo se cuece, prefiero creer que son los dedos, como diminutos seres serviciales y emancipados,  quienes recuerdan.

 

Smigol en Valencia

Escrito por liton 16-03-2009 en General. Comentarios (11)

 

http://liton.blogdiario.com/img/Golum1.jpg

 

 

   Os  mostré esta  figura  cuando acababa de tallarla. Por  fín está pintada y en medio  de la  calle, (plaza de Segovia para  más señas),  en espera de que el fuego la devore.

 

 http://liton.blogdiario.com/img/Golum2.jpg

 

Tiempo de Fallas

Escrito por liton 16-03-2009 en General. Comentarios (0)

 

    No soy muy amante de las fiestas patronales en general, porque subyace en ellas un fondo nacionalista-religioso y atisbos racionales de lo que Arrabal denominaba “derechona”. Elogio sin embargo a las cofradías, asociaciones, comisiones, etc., por el esfuerzo que realizan para mantener viva una tradición, en la que intento ver, más que el  aferramiento a raigambres e inmovilismos, una reafirmación simbólica de su identidad y su cultura.

    En el caso de las Fallas de Valencia, admiro la cantidad y calidad de la fiesta, y sus vistosos y artísticos ofrecimientos aderezados siempre con pasodobles. Entre paganismo y piedad el protagonista es el fuego y el carácter valenciano que aspira atávicamente a reiniciar la vida cada año. Donde mejor puede sentirse el sentido de la celebración es en los barrios castizos, donde los vecinos se apropian de la calle y allí comen, bailan y se reúnen, en un tono indiviso que más lo quisiéramos para otros menesteres. Los niños son libres y juegan con petardos hasta altas horas y las personas de edad se sueltan los moños y comparten alegría casi de tú a tú con los adolescentes.

    Yo que soy bastante visceral y a menudo actúo por el sistema acción reacción, tengo motivos para detestar las Fallas, pero apelo a un subjetivo raciocinio entre mis contradicciones, para seguir apreciando una de las fiestas, por implicación ciudadana, más  importantes del mundo.