La pluma de Maât

DDT, Noticias

 

    Este es otro servicio gratuito DDT, por gentlileza de La Pluma de Maât

 

    Washington DC. Estación L’Enfant Plaza. Enero de 2009. 8 de la mañana. Cientos de ciudadanos esperan el metro, mientras un músico callejero con aspecto de músico callejero, hace sonar su violín. El chico no toca mal. Prueba de ello, es que en poco menos de una hora se le han acercado siete personas, mostrando un interés que no ha ido, (todo sea dicho), más allá de la aparición del siguiente tren. El resto de pasajeros, viene, va, mira, pasa…¿Pasa?...Claro, por eso se llaman pasajeros... La recaudación no ha sido mala: 30 dólares se ha sacado el chaval….

    Esta historia resulta anodina, ¿verdad?... Entonces añadiré que el mocetón de marras, interpretó con maestría algunas de las obras más bellas y complicadas jamás compuestas, (piezas de Bach, Schubert, Ponce, Massenet), con el instrumento perfecto por antonomasia: un Satradivarius de 1713, (valorado por cierto, en 3,5 millones de dólares)…Avezados como sois, os preguntaréis quién era el tipo en cuestión y que leches pintaba allí con una joya entre las manos.... Pues se trataba ni más ni menos que de Joshua Bell, (uno de los mejores interpretes del mundo), que dos días antes había reventado el teatro de Boston, a 100 dólares la entrada. La prestación formaba parte de un estudio puesto en marcha por el Washington Post, sobre la percepción y prioridades del intelecto, según el entorno, el momento o las circunstancias.

    El eminente periódico, además de “quedarse” con el personal, habrá sacado sus conclusiones. Que cada cual haga lo propio.

 

    Moraleja:

    “Ciegos y mancos todos somos santos”.

 

DDT, (Departamento de Divulgación Tragicómica)

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: