La pluma de Maât

De película

 

    Verónica Lake, rutilante estrella del cine americano de los cuarenta, se peinaba con un mechón de pelo que le cubría un ojo. La moda se hizo especialmente peligrosa en las fábricas de armamento, donde las mujeres sufrían numerosos accidentes por incomodidad y merma de la visión. Se hicieron infructuosas campañas para alertar del riesgo y al final el gobierno de los EEUU, le pidió a la Paramount que obligara a la Lake a cortarse el pelo.

 

    Béla Lugosi, el actor que en 1931 interpretase por primera vez al Conde Drácula, murió a los 73 años de edad creyéndose un vampiro. No es de extrañar si pensamos que encarnó el personaje en numerosas ocasiones, con contratos que incluían claúsulas como cubrir los espejos de su casa, presentarse a los estrenos dentro de un ataúd o participar en actos públicos o entrevistas solo de noche.

 

    En su primer casting Marilyn Monroe impresionó bien poco. Le dijeron que no servía para modelo y mucho menos para ponerse delante de una cámara. El director la despidió con viento fresco diciendo: “Señorita, busque un hombre y cásese”. En iguales circunstancias, el comentario para un joven e ilusionado Clint Eastwood fué: “No sirve. Su nuez es muy abultada y tiene los dientes separados”.

 

    Buster Keaton nació en 1895, el mismo año en que fue inventado el cine. En él trabajó por cuatro “perras”, rechazando lucrativas ofertas de teatro. Durante el rodaje de sus primeras películas, tuvo prohibido reírse en público.

 

Comentarios

Hola Paquita: Recuerdo perfectamente tu comentario en el que entre otras cosas me decías que mis recuerdos de Lubian estaban muy anticuados. Es normal porque viví allí hace cuarenta y tres años. No debí expresarme muy bien porque en tu respuesta vislumbré una cierta molestia. Si es el caso te pido disculpas y añado que aquella estancia en Lubian supone para mí, uno de los mejores recuerdos de mi infancia si no el mejor. Hecha la aclaración debo decirte que yo también te contesté en aquel mismo apartado y que ahora me gustaría hacerlo de un modo privado, pero a veces, (como en este caso), las direcciones personales no me llegan por culpa del servidor. Es más, tu último escrito lo he encontrado por casualidad. Pon aquí por favor un nuevo comentario, para ver si esta vez me entra la información como es debido. Si no fuera así, intentaremos otras soluciones. La tecnología a veces trae estos lios y las prestaciones de este blog son limitadas. Recibe un cordial saludo y espero que no te moleste el tuteo, pero esa es una regla general en estas páginas, que deseo más que amistosas, familiares. Liton.

Señor: Disculpe, soy una nativa de Lubián que hace casi dos años inserté un mensaje respondiendo al tema Lubián por usted publicado. Siendo que en el citado tema, no puedo publicar –sólo es posible poner nombre y dirección electrónica- y no consta o no he sabido encontrar su dirección privada, escribo al azar en el primero en el que si he podido hacerlo, para rogarle que me indique si ya no es posible insertar más mensajes en el espacio Lubián. De ser así, quiero decir, que el tema citado ya está cerrado y si todavía puede ser de su interés información de Lubián -como en su día le prometí- tenga a bien facilitarme una dirección a la cual pueda dirigirme. Saludos

Sé algunas cosas sobre tí....Para ser más exactos, creo saber algunas cosas sobre tí....Este internet es un agujerito... A mí también me gusta el cine clásico pero me inclino más por el francés, Chabrol, Renoir, etc. Al realismo italiano no le hago ascos ni tampoco al español... Realizar un corto es algo que tengo pendiente... Quizás en mi próxima "reercarnación"... Aunque no tenga nada que ver, si algún día montas una librería-editorial dímelo. Quizás para entonces haya acabado mi novela. Por cierto, eso de que no me conoces no es cierto. Me conoces más que muchas de las personas que frecuento, o si no para que coño escribo yo en este blog, jajaja. Gracias por tu amistad. Abrazos. Liton.

¿Por qué tiene que ser cosa de espías y no de adivinadores?...Pero tranquilo, ni una cosa ni la otra, ha sido solo... ¿casualidad?....Creo saber que eres un gran aficionado al cine clásico, ¿me equivoco?...

Por eso lo he hecho Pequeño Richard, por eso lo he hecho.... Y si te apetece colgarlo en estas páginas, por mí encantado. Un abrazo.

Añadir un Comentario: