La pluma de Maât

Furbo

 

    .Ayer fue la final de la Copa de la Uefa, (creo). Dos equipos jugaban como es habitual, y los dos eran españoles. Eso no debe tan habitual y seguro que se trataba del algo estupendo, vista la expectación que despertó. Como digo, los dos equipos eran españoles, uno catalán y otro andaluz. El Español, (¿véis lo que decía?), y el Sevilla. El primero debía ser el catalán, (aunque con ese nombre), y el segundo seguramente el andaluz. Uno perdió y otro ganó, (también es habitual). Hubo lágrimas y muestras de tristeza por un lado, (del perdedor lo más probable), y algarabía y felicidad extrema por el otro, (véase el ganador)…. Me impresionaron las imágenes que mostraban a los hinchas de ambos conjuntos, reunidos ceremoniosamente para llorar o festejar. ¡Cuántas emociones, cuánta intensidad, cuánta pasión!…..Yo miraba como un zangolotino a toda esa gente comulgando con una misma causa, y me pregunté angustiado: ¿Me estaré perdiendo algo?.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: